viernes, 24 de junio de 2016

TARTA DE PIÑA Y ALMENDRAS




Esta refrescante tarta está formada por una base totalmente horneada de pasta azucarada y un delicioso relleno de crema pastelera, sobre el que se disponen trocitos de piña y almendra laminada, glaseada con una reducción de almíbar de piña y gelatina. 


INGREDIENTES:
  • Una base para tarta de pasta azucarada horneada totalmente
  • 1 lata de 500 g. de piña en almíbar en rodajas
  • 75 g. de almendra laminada
  • 1/2 taza de gelatina de grosellas o de frutos rojos
  • 2 cucharadas de coñac
  • 2 cucharadas de azúcar
  • 1 y 1/2-2  tazas de crema pastelera fría


UTENSILIOS:

  • Una brocha pastelera
  • Un colador
  • Un termómetro confitero
  • 2 cazos
  • Film transparente

ELABORACIÓN:

  1. Preparar la base de pasta quebrada azucarada totalmente horneada con antelación.
  2. Escurrir la piña. Trocear en pedacitos pequeños. Hervir el almíbar de la lata 5 minutos en un cazo.  Añadir la piña y cocer 5 minutos más. Escurrir la piña en un colador y dejarla enfriar. Reservar.
  3. Hervir el almíbar de la piña con la gelatina, el azúcar y el licor hasta que el líquido quede glaseado (algo denso y pegajoso ), hasta que al remover con la cuchara, las gotas que se desprendan queden pegajosas ( 108 º ).
  4. Pintar el interior de la base de la tarta con una fina capa de glaseado y esperar 5 minutos a que se seque. Con ello, la base de la tarta quedará impermeabilizada, evitando que absorba la humedad de la crema.  Reservar el resto del glaseado para dar brillo a la tarta. Si se ha endurecido, calentar ligeramente.
  5. Extender una capa de crema pastelera fría en la base de la tarta utilizando la manga pastelera para repartir la crema uniformemente.
  6. Cuando la piña troceada se haya enfriado, repartir por encima de la crema y espolvorear con la almendra laminada. Extender con un pincel o con una cuchara una fina capa de glaseado para dar brillo a la tarta.
                                   





¡ Buen provecho !


Publicar un comentario en la entrada